martes, 2 de junio de 2009

Qué hacer cuando...? (Aprendiendo a Amar)

Bueno, como se puede comprobar, este blog lleva casi 1 año y 5 meses muerto. Empezaré yo (Manu) por hacerlo resurgir de sus cenizas cual ave fénix. Todo lo que sigue lo dedico a la chica que pudo ser (y no fue) la mujer de mi vida. La única chica a la que he querido de verdad en mi vida.


Lo que se refleja en estas líneas lo escribo con el corazón, que lo transcriban los dedos es lo de menos... Si llegas a conocer lo que se dice más allá de estas letras, espero sepas perdonarme.

A lo largo de mis 21 años de existencia, he dejado huella en muchos lugares, he conocido a cientos de personas, decenas de mujeres... pero ninguna como ella. Siempre creí sentir algo "especial" por algunas de ellas; pensé que tal vez no podría dar más de mí, que las cosas sucedían así porque no podían ser de otra manera. Cuánta razón tenía. Me bastó no verte, para sentirte cerca día tras día, para notar que algo especial crecía dentro de mí; y sin darme apenas cuenta, logré llegar a una afortunada conclusión: estaba enamorado. Pero esta vez era de verdad. Era una sensación nueva para mí, pero nunca tuve nada más claro en mi vida. Me ayudó a superar mis miedos, a luchar contra fantasmas de traumas del pasado. La espera había terminado. Llegaste a ser un regalo divino para mí, un premio a mis antiguos desengaños, a mi paciencia. Comprendí el sentido del dicho "lo bueno se hace esperar". El sueño duró un tiempo, una de las mejores épocas de mi vida, a pesar de todos los problemas que arrastraba. Por eso me pregunto:

Qué hacer cuando sientes que has estado dispuesto a darlo todo por alguien y resignarte a dejarlo en eso: un dispuesto?

Qué hacer cuando creías a ver encontrado el amor verdadero, y un día te despiertas y te das cuenta que sólo se ha tratado de un bonito sueño?

Qué hacer cuando sientes que todo lo sucedido hasta ahora cobra sentido, porque esa persona era tu destino?

Qué hacer cuando piensas a alguien de día y sueñas por las noches, y condenarte a pensarlo porque quizás nunca vayas a sentirle a tu lado?

Qué hacer cuando la persona que un día llegó te hace sonreir, y más tarde la lloras porque ya no está?

En definitiva... quizás existan mil "Que haceres" más que preguntarse gracias a alguien. Hay que ser fuerte, y olvidar... aunque sé que eso no ocurrirá. Una magia así posiblemente no se repita jamás, los que hemos amado más de lo posible lo sabemos. Creeme que no te guardo rencor, no puede obligarte a que me quieras, pero sentía la necesidad de dar este paso. No estoy mendigando una oportunidad, yo te quiero, y quiero lo mejor para tí. Pero siempre llevaré una espinita clavada: la espinita de no haber tenido la oportunidad de hacerte la mujer más feliz del mundo.

Con todo mi cariño, Manu

2 comentarios:

el Vengador enmascarado dijo...

«El amor es sufrido, es benigno;
el amor no tiene envidia,
el amor no es jactancioso, no se envanece;
no hace nada indebido,
no busca lo suyo,
no se irrita,
no guarda rencor;
no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.
Todo lo sufre,
todo lo cree,
todo lo espera,
todo lo soporta».

San Pablo.


Me parece que aquí San Pablo no sólo se refería al amor divino, también se refería a tu caso; al caso de todos los chicos que somos demsiado honrados con las mujeres.

Estefania dijo...

Manuel no sabia que eras un crack, no t gustara leer pero bien que escribes.

Pd: ese único comentario que tienes solo decir que no estoy de acuerdo con ello. Poquitos hombres honrrados hay e igualmnt pocas mujeres. El alma, al fin y al cabo no tiene sexo...